Dos tangos en la balanza: el juego de las siete diferencias entre las dos ediciones de Clarín

I

Hace unos años, el diario Clarín sacó una Biblioteca Clarín de la historieta, que permitió conseguir a precio económico episodios fundamentales de obras tan diferentes como Patoruzú o X-Men. El lado malo es que las publicó en unos libritos con un tamaño de página que no es proporcional al original de casi ninguna, y en los círculos de historieta la Biblioteca se hizo tristemente famosa por sus recompaginaciones grotescas, desfiles de cuadros reducidos y sobredimensionados.

Hace unos meses, Clarín sacó una mucho más hermosa Biblioteca Corto Maltés (no sé si se llamaba así, pero supongamos), con aventuras del marinero inéditas en castellano, a color, elegantes, en las que nada discordaba y todo estaba en su lugar.  Era triste volver a leer La balada del mar salado y darse cuenta de que cabía perfectamente sin necesidad de redimensionar nada: la segunda Biblioteca repetía el tamaño de la anterior, pero todo funcionaba. No medí los centímetros reales del formato (mil disculpas), pero en cuanto a la proporción interna, en el caso de Tango, una de las pocas historietas que en la primera Biblioteca entraban en página, es de una grilla de hasta seis cuadros iguales distribuidos en tres tiras de dos.

6 cuadros no es lo más común para páginas verticales. Para horizontales, en cambio, es clasiquísimo: los libros de Mafalda, por ejemplo.

Así que en teoría, Tango debería aparecer exactamente igual en la Biblioteca de la historieta y en la Biblioteca Corto Maltés. En la práctica, estas son las páginas finales de cada una:

Sigue leyendo “Dos tangos en la balanza: el juego de las siete diferencias entre las dos ediciones de Clarín”

Anuncios